Displasia mamaria: ¿Es peligrosa?

122
Displasia mamaria: ¿Es peligrosa?

Afectando a casi la mitad de la población femenina en la madurez sexual, la displasia mamaria es una enfermedad benigna con la que hay que aprender a convivir.

¿Qué es la displasia mamaria?

Se llama así a un grupo de alteraciones benignas de la mama que se caracterizan por aparecer en la pubertad conjuntamente con el inicio de la producción en el ovario de hormonas sexuales, y manifestarse con mayor intensidad en la tercera y cuarta década de la vida. Luego de la menopausia suelen atenuarse los síntomas.

¿Cuáles son los síntomas de la displasia mamaria?

El síntoma más frecuente es el dolor en ambas mamas que comienza una o dos semanas antes de menstruar. Este dolor a veces es tan intenso que impide a la mujer dormir boca abajo o realizar ejercicio físico. El dolor suele también aparecer al roce del pezón dificultando muchas veces el uso de ciertas ropas. Además suele presentarse una sensación de tener las mamas hinchadas, más tensas.

Durante el auto-examen de mamas se presenta al tacto la sensación de estar tocando por fuera una bolsa llena de arvejas.

Luego de la menstruación las mamas suelen perder tensión, desaparece o alivia el dolor y la mama se hace más blanda y homogénea al tacto.

Este cuadro descripto se llama mastodinia y constituye la forma más típica de la displasia mamaria que puede comenzar en la adolescencia misma y persistir hasta la menopausia.

Otras veces los síntomas son más inconstantes, o apareen en una sola mama, lo cual suele producir temor al palparse una zona más dura en una sola mama.

¿Cuál es el origen de la displasia mamaria?

Si bien aún  no se conoce exactamente por qué se presenta este cuadro, existen diferentes teorías que lo explicarían. Todas ellas describen una modificación del metabolismo del tejido mamario y una fuerte influencia de las hormonas sexuales y el stress, Algunas sustancia como el tabaco, el café, las bebidas colas, el té, ciertas comidas fermentadas, aportarían sustancias que inducen un aumento de las hormonas del stress. Por eso parte del tratamiento consiste en modificar el consumo de dichas sustancias.

Displasia y cáncer de mama: ¿Tienen alguna relación?

Este es quizás el punto más importante que toda mujer debería saber con claridad: Numerosos estudios internacionales declaran que  no existe relación entre la displasia mamaria y el cáncer de mama. Para entender mejor y poder despejar el temor recordemos que:

• El cáncer de mama es una enfermedad de la mama que, como todo cáncer; se origina en una sola célula mamaria que comienza a reproducirse sin control y forma un tumor de células iguales o similares a esa primera célula que mutó fuera de la normalidad.

• La displasia mamaria es una alteración de la funcionalidad del tejido mamario, es decir, de los millones de células que componen las mamas. Las células de la mama siguen siendo normales y se reproducen normalmente dando origen a otras células sanas.

¿Cómo se diagnostica la displasia mamaria?

La mayoría de las veces sólo se requiere de la consulta al ginecólogo quien a través de la historia clínica y el examen mamario puede arribar al diagnóstico. La ecografía suele ser de mucha utilidad al aportar detalles sobre la estructura mamaria y diagnosticar eventuales quistes mamarios, bastante frecuentes en las mujeres con displasia.

La mamografía no suele hacerse de rutina en mujeres menores a los 40 años ya que la densidad de las mamas antes de esa edad limita la eficiencia de ese estudio Sólo se la solicita en casos particulares.

¿Tiene tratamiento?

Cuando una mujer presenta una displasia mamaria lo más importante es que comprenda la situación y no tenga temor, ya que el miedo produce stress y esto aumenta los síntomas.

Si la mujer entiende perfectamente que se trata de una afección benigna de la mama, que tendrá momentos con más síntomas y otros con menos o aún sin ningún síntoma, que el tratamiento consiste en un cambio de hábitos hacia opciones más saludables, podrá transitar mejor la situación y convivir con la displasia que seguramente la acompañará hasta la menopausia, sin afectar su calidad de vida.

Los cambios saludables que mejoran la displasia son:

• Disminuir el stress. Esto se puede lograr a través de muchas herramientas como el yoga, la meditación, el apoyo sicológico, etc.

• Aumentar la actividad física aeróbica. El ejercicio aeróbico produce una liberación de endorfinas que disminuye la secreción de prolactina y otros mediadores químicos del stress además de aportar bienestar. El ejercicio debe ser adecuado a la edad y estado de salud, gradual, razonable y saludable.

• Disminuir el consumo de alimentos o bebidas con Metilxantinas y Tiraminas (Té, café, bebidas colas, quesos fermentados, vino, carnes procesadas, etc.)

• Abandonar el tabaco y sustancias estimulantes.

• Procurar el descanso adecuado y suficiente.

• Aumentar el consumo de frutas y verduras, especialmente las ricas en potasio y magnesio.

• Consumir semillas y frutos secos, especialmente los ricos en vitamina E.

• Moderar el consumo de sal.

• Disfrutar de la vida.

¿Existen medicamentos para la displasia?

Cuando las medidas anteriores no resultan suficientes o cuando los síntomas son muy intensos el médico podrá indicar:

• Analgésicos antiinflamatorios como el Ibuprofeno.

• Vitaminas, especialmente A, B6 y E.

• Progesterona en gel, la cual se aplica diariamente sobre la piel de la mama dos semanas antes de menstruar.

• Suplementos hormonales.

¿Puedo tomar pastillas anticonceptivas si tengo displasia?

Las pastillas anticonceptivas son seguras para mujeres con displasia mamaria. Algunas pastillas anticonceptivas tienen una formulación especial para mujeres con dolor mamario premenstrual importante, ya que contienen una progesterona que ayuda no retener líquidos y cuentan con 24 comprimidos activos por ciclo, lo cual estabiliza aún más el nivel hormonal y disminuye los síntomas de la tensión mamaria.

Es importante recordar que es necesario el examen mamario anual, junto con el Papanicolaou.

La displasia mamaria es una enfermedad crónica y benigna de la mama con la que se debe aprender a convivir sin temor.

El cáncer de mama es una enfermedad enteramente diferente, que resulta curable cuando el diagnóstico es muy precoz.

122 comments

  1. Giselle 24 enero, 2017 at 08:49 Responder

    Hola, me llamo giselle, Me duelen los pechos, pero al llegar mi periodo el dolor aumentó, mi mama izquierda me duele el dolor es insopirtable, y no puedo acostarme ni de costado ni boca abajo, no se si lo que tengo es displasia, tengo dos bultos en mi mama izquierda y me duele.

Dejá un comentario

Premenopausia

Premenopausia

La , entendida como el cese de la menstruación debido a la pérdida de la actividad cíclica del ovario* no es algo que ocurre de un ...