¿Se puede estar deprimida durante el embarazo? Depresión y embarazo: La epidemia silenciosa

0
embarazo-depresion

Desde que somos pequeñas se nos dice que estar embarazada es sinónimo de “dulce espera”, por tal razón, a lo largo de la historia ha quedado velado cualquier síntoma depresivo durante este período de la vida.

Nadie dudaría que el embarazo es uno de los eventos más relevantes en la vida de una mujer que involucra cambios psíquicos, físicos y sociales. Implica una enorme transición, transformación y reorganización y también es un momento de crisis y potencial desorganización. El embarazo es inherentemente disruptivo.

La gestación, no es un período de moños rosas y celestes, en la mayoría de los casos, sino que es de una profunda ambivalencia. Desde las náuseas y vómitos del primer trimestre, hasta las incomodidades del tercero, se transitan cambios corporales de una magnitud como nunca pasará en ningún otro momento de la vida. Desde el punto de vista psicosocial, tampoco son todas rosas, este bebé que viene genera un nivel de responsabilidad nuevo y una incertidumbre que requiere gran estabilidad emocional para transitarlo.

El imaginario social, que dice que el embarazo es sinónimo de felicidad, hace que muchas mujeres no puedan compartir lo que les está pasando, y se sientan profundamente solas y no busquen ayuda.

Derribemos ya, uno de los mayores mitos:

”LA DEPRESIÓN EN EL EMBARAZO ES COMÚN”.

La OMS estima que para el año 2020 la depresión será la segunda causa de muerte y discapacidad en ambos sexos. En el sexo femenino el periodo de embarazo, parto y posparto es el periodo de tasa más alta de este trastorno. Estudios comprueban que es un periodo donde prevalecen síntomas depresivos en un 13% de la población. Los cambios biológicos (hormonales) en el embarazo tienen un efecto directo en los estados anímicos, así como los cambios interpersonales y la dependencia de un recién nacido promueven sentimientos ambivalentes en las madres.

El embarazo NO protege de una depresión.

¿CÓMO SE PRESENTA LA DEPRESIÓN?

Las mujeres expresan la depresión de muy diversos modos. Puede presentarse como una ansiedad exagerada, una fuerte presencia de somatización, excesiva culpa y desvalorización, oscilaciones drásticas en el peso, cambios bruscos en el esquema del sueño, o enojo y hostilidad. Se puede presentar durante el embarazo y en el posparto, hasta un año después del nacimiento del bebé.

Por otra parte, los llamados “blues” posparto, son un fenómeno normal, un cuadro transitorio como respuesta emocional al impacto psíquico de incorporar a ese ser nuevo en nuestras vidas, a la disminución brusca de las hormonas por el parto y a la adaptación al propio cuerpo del puerperio que no se reconoce.

Lo que dificulta a veces poder distinguir si se está atravesando un cuadro depresivo, radica en que varios de los síntomas, pueden superponerse con algunos estados característicos del embarazo. La fatiga, las alteraciones en el sueño y el apetito o la disminución de la libido son todos síntomas propios del periodo de gestación.

OTROS FACTORES DE RIESGO

Las embarazadas deprimidas están subdiagnosticadas. Poder darle una entidad a aquello que sienten y que las aísla colabora directamente en poder iniciar un tratamiento, un proceso de cambio y entendimiento sobre las propias emociones.

Aumenta la posibilidad de una depresión varias circunstancias particulares. Aquellas mujeres que padezcan con antelación al embarazo un trastorno del estado de ánimo se ven más en riesgo de tener una recaída en estos períodos. Son incluso más vulnerables las madres solteras, los embarazos no deseados o adolescentes. Los embarazos de riesgo que requieren reposo usualmente se presentan acompañados de sensaciones de tristeza. La falta de apoyo social y la ausencia de la pareja o los problemas de pareja son otras de las causas que propician cuadros depresivos. Aquellas mujeres que dejan de fumar también aumentan los niveles de ansiedad. Se reconoce que al menos la mitad de las personas que atraviesan una depresión posparto, han iniciado con estos síntomas durante el embarazo.

¿CÓMO SE TRATA LA DEPRESIÓN EN EL EMBARAZO?

Dentro del cuadro depresivo existen distintas modalidades de presentación, desde sentimientos de tristeza a episodios depresivos más puros. La primera opción en estas situaciones es la psicoterapia donde, a través de la palabra y la contención, se puede atravesar estos periodos de tanta vulnerabilidad y transformación propiciando y fortaleciendo herramientas que hagan frente a esta multiplicidad de cambios.

En aquellas personas con historias previas de depresión o de trastornos en el estado anímico, se recomienda fuertemente intentar trabajar con un embarazo programado y con la construcción de una red de sostén, para poder disminuir la medicación y llevar un embarazo a término.

El tratamiento de la depresión durante el embarazo debe considerarse individualmente para cada mujer. Siempre se debe evaluar la posibilidad de recaídas y resultados obstétricos más pobres contra los posibles riesgos asociados con la toma de medicación antidepresiva.

Muchos estudios demuestran que las mujeres con depresión durante el embarazo tienen un mayor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer, aunque la magnitud del efecto varía en función del grado de depresión y el nivel socioeconómico. Si bien la depresión durante el embarazo no predice la depresión posparto, más de la mitad que ha estado deprimida continúa con este estado emocional luego del parto.

¿A QUIEN CONSULTO SI ME SIENTO DEPRIMIDA?

El primer profesional a quien uno debería recurrir es al obstetra, entendiendo que es quien acompaña el proceso del embarazo y quien podrá evaluar si se requiere de una derivación a otro profesional de la salud. Poder tener entrevistas con un terapeuta también colaborará en distinguir si lo que se transita es patológico o algo propio del momento vital.

 

* Dra. Alicia Lapidus. Obstetra y Ginecóloga, MN 51532
* Lic. Mora Zaharya. Psicóloga, MN 34064

No hay comentarios

Dejá un comentario

Osteoporosis y corticoides

Osteoporosis y corticoides

Si bien los corticoides son uno de los fármacos más usados, no todos saben que su uso a largo plazo puede llevar a la osteoporosis. ...