Enfermedades de transmisión sexual

Enfermedades de transmisión sexual

Hay más enfermedades de transmisión sexual que lo que la mayoría suele creer. Cada una de ellas posee síntomas y consecuencias diferentes pero tienen un denominador común: todos podemos estar expuestos a contraerlas. Es necesario mantenernos informadas para así poder estar más prevenidas.

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Las enfermedades de transmisión sexual son un grupo de infecciones virales, bacterianas o parasitarias, cuyo denominador común es su vía de transmisión: de persona a persona, mediante el contacto sexual, ya sea vaginal, anal u oral.

Actualmente se encuentran identificadas alrededor de treinta tipos de infecciones, veintiséis de las cuales atacan sólo a las mujeres y cuatro que pueden contraer ambos sexos.

Gran parte de las enfermedades de transmisión sexual se centran en los genitales de ambos sexos, pero también pueden verse afectadas zonas como el hígado, el intestino, las articulaciones y el sistema inmunológico.

En ocasiones, estas dolencias también pueden transmitirse por medios no sexuales, como el contacto con tejidos infectados, el uso compartido de jeringas o de una mujer embarazada a su hijo no nato, e incluso durante el momento de la concepción o durante la lactancia.

Cada una de las enfermedades de transmisión sexual  posee un cuadro clínico diferente, con síntomas variables. En varias ocasiones, éstos no aparecen o se manifiestan levemente, dificultando su detección.

Entre las señales más frecuentes se encuentran: irritación, dolor al orinar, flujo inusual de los genitales, bultos, sangrado o dolor en las relaciones sexuales, pérdida de peso, dolor o sensibilidad pelviana.

No todas las enfermedades de transmisión sexual  tienen las mismas consecuencias. Algunas, si son detectadas a tiempo, no resultan perjudiciales; otras pueden llegar a causar dolores crónicos, esterilidad o incluso la muerte. Aquellas causadas por un virus no tienen cura, pero pueden ser controladas con medicamentos.

Cualquier persona que mantiene relaciones sexuales sin protección corre el riesgo de contraer alguna de estas enfermedades. El arma más importante para combatirlas es la prevención. Es fundamental tomar las medidas adecuadas para reducir las posibilidades de contagio.

Hay varios caminos para intentar evitar la transmisión: hablar con la pareja sobre su pasado sexual, protegerse con preservativos desde el inicio de la relación, higienizar correctamente la zona genital, acudir a revisiones ginecológicas periódicas, no compartir toallas ni prendas íntimas o de aseo personal, aprender a reconocer indicios y síntomas de las enfermedades de transmisión sexual y realizarse un chequeo en cada examen de salud.

En caso de sospechar que puede haberse contraído una de estas infecciones, hay que consultar con urgencia al médico. Muchas pueden ser tratadas adecuadamente y algunas hasta curadas, si se diagnostican tempranamente. Si el resultado es positivo, es necesario informar a todas las parejas sexuales del último año o a quienes siguieron a la pareja que pudo haber ocasionado el contagio.

Una de las mayores causas de la extensión de las enfermedades de transmisión sexual es la falta de información y, por ende, de precaución. Por eso, no hay que dudar ni tener vergüenza de acudir a un especialista, para poder así evitar graves consecuencias.

A continuación, te presentamos una lista de las principales enfermedades de transmisión sexual , a fin de ampliar el conocimiento sobre el tema.

HPV

El HPV (Virus de Papiloma Humano) es la causa más frecuente de transmisión sexual de origen viral. Se trata de un grupo de virus que afecta tanto a hombres y mujeres y comprende alrededor de un centenar de especies.

Herpes genital

El herpes genital es una enfermedad causada por el virus herpes simple de tipo 1 y 2.

Hepatitis B

Se trata de una enfermedad viral, incluso más contagiosa que el VIH, que ataca al hígado, haciendo que se inflame y deje de funcionar correctamente.

HIV o VIH y SIDA

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida es una enfermedad infecciosa causada por el contagio de Virus de Inmunodeficiencia Humana.

Sífilis

Es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria treponema pallidum.

Gonorrea

La gonorrea es una enfermedad infecciosa e inflamatoria producida por una bacteria llamada neisseria gonorrhoeae.

Clamidiasis

Producida por la bacteria chlamydia trachomatis, se trata de la enfermedad de transmisión sexual bacteriana más frecuente.

Tricomoniasis/h2>

Enfermedad causada por el parásito unicelular trichomonasis vaginalis, que se encuentra mayormente en mujeres.

Candidiasis

Enfermedad de síntomas similares a la tricomoniasis, pero que posee la particularidad de ser ocasionada no por un parásito sino por un hongo que se asienta sobre las mucosas húmedas y calientes.

Ladillas

Las ladillas (phthirus pubis) son pequeños insectos parasitarios amarillentos con forma de cangrejo. Se alojan en las partes vellosas del cuerpo, a las que se aferran con las pinzas de sus patas, y se alimentan de la sangre a la vez que depositan sus huevos en las raíces del vello.

Verrugas genitales o Condilomas

Las verrugas genitales son provocadas por ciertos subtipos de HPV.

Pueden presentarse en cualquier parte de la piel en la zona genital, como bultos rosados, blandos y húmedos, de diferentes tamaños.

Sarna

La sarna es una infección de la piel, provocada por el parásito sarcoptes scabiei.

OTRAS ENFERMEDADES DE TRANSMISIÓN SEXUAL

• Amebiasis: infección originada por una ameba que produce perforaciones en intestino, hígado, pulmones y corazón.

• Campilobacteriosis: Producida por una bacteria; fiebre, náuseas, dolor abdominal y diarrea.

• Chancroide: Enfermedad bacteriana; produce úlceras genitales.

• Criptosporidiosis: Causada por un parásito; produce náuseas y diarrea.

• Citomegalovirus: Forma de herpes; queda latente de por vida.

• Donovanosis: Infección bacteriana; ulceraciones de la región genital.

• Escabiosis: Ectoparasitosis cutánea muy contagiosa.

• Gardnerella vaginalis: Desequilibrio de la flora vaginal.

• Giardiasis: Enfermedad diarreica.

• Micoplasmas genitales: Infección viral que ataca la piel.

• Molusco contagioso: Infección viral que causa protuberancias en la piel.

• Listeriosis: Infección bacteriana que provoca gripe, fiebre y dolores difusos.

• Vaginitis: Inflamación de la vagina.

• Vaginosis bacteriana: Aumento excesivo de bacterias en la vagina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *