La importancia del ácido fólico

8
La importancia del ácido fólico

¿Qué es el ácido fólico?

El ácido fólico es una vitamina de suma importancia en el desarrollo del bebé. Su consumo en la primera etapa del embarazo puede prevenir defectos que luego serán irreversibles. Para que el bebé nazca sano, entonces, la madre también debe mantenerse saludable. El ácido fólico —también llamado Vitamina B9, folacina o Ácido Pteroilmonoglutámico— es una Vitamina B fundamental durante el crecimiento, en tanto participa, junto a la Vitamina B12, en la síntesis del ADN.

Su consumo durante el embarazo resulta vital, ya que ayuda a prevenir los defectos congénitos del tubo neural, relacionados con el cerebro y la médula espinal.

Alrededor de uno de cada mil nacimientos presenta estas afecciones.

El tubo neural es la parte del embrión a partir de la cual se desarrollan el cerebro y la médula. Al principio aparece como una pequeña porción de tejido, que luego va doblándose hacia adentro para formar una especie de tubo. Si este proceso no se realiza adecuadamente, el tubo neural no se cierra por completo, lo que desemboca en defectos como la espina bífida (que conlleva parálisis en las piernas, problemas neurológicos y de crecimiento y dificultades en el control de vejiga e intestinos) y anencefalia (una malformación fatal, en la que el bebé nace con el cerebro y el cráneo subdesarrollados).

Estos defectos ocurren dentro de los primeros 28 días de gestación, cuando generalmente la mujer aún no es consciente de que está embarazada. Por eso, no sólo aquellas mujeres que estén planeando quedar embarazadas deben tomarlo, sino todas las que se encuentren dentro de su edad fértil.

Si bien el ácido fólico puede encontrarse en determinados alimentos (como las frutas, vegetales y granos), la cantidad que se obtiene de la dieta no es mayor a los 200 microgramos.

Se recomienda, entonces, la ingesta diaria de ácido fólico solo o un complejo multivitamínico que contenga 400 microgramos. El organismo asimila más fácilmente el ácido fólico en su forma sintética que en su estado natural.

En ciertos casos particulares o con antecedentes de defectos del tubo neural, la dosis diaria puede aumentarse, siempre y cuando no supere los 1000 miligramos. Dado que se trata de una vitamina hidrosoluble —es decir, que no puede ser almacenada en el organismo ya que las cantidades sobrantes se expulsan con la orina— es necesario un suministro permanente.

No está claro de qué manera el ácido fólico actúa previniendo los defectos, pero se estima que podría deberse a que corrige las deficiencias nutricionales y compensa ciertos rasgos genéticos que no permiten aprovechar el folato incluido en la dieta.

Otros defectos congénitos que pueden evitarse son: labio leporino, paladar hendido y ciertos problemas cardíacos. Además, el ácido fólico reduciría el riesgo de tener un bebé prematuro.

Es importante destacar que esta vitamina no provoca efectos adversos ni a la madre ni al bebé y que está comprobado que si todas las mujeres consumieran la cantidad recomendada en la primera etapa del embarazo, podrían prevenirse hasta el 70 por ciento de los defectos del tubo neural.

8 comments

  1. gabriela 12 abril, 2014 at 13:24 Responder

    Hola, me mandaron acido folico para tomar xq estoy buscando quedar embarazada. Es normal q te venga poca mestruacion? El primer mes q empece con el acido se me retraso 15 dias y solo me vino un dia solo y este mes me paso lo mismo, no se me retraso y me vino un dia solo. Es normal?

Dejá un comentario