Entrevista con la Dra. Alejandra Belardo. Ginecóloga especialista en anticoncepción

4
Entrevista con la Dra. Alejandra Belardo. Ginecóloga especialista en anticoncepción

La Dra. Alejandra Belardo es Médica Ginecóloga y Jefa de Endocrinologia Ginecológica del Hospital Italiano de Buenos Aires. Desde su consultorio nos comparte su opinión y testimonio con respecto a la Anticoncepción. Todo lo que tenés que saber, en esta nota.

Doctora, ¿Cómo describe la situación de nuestro país en cuanto a embarazo no deseado?

La situación de nuestro país en cuanto a embarazo no deseado, no escapa a la situación preocupante que se vive en otros países de Latinoamérica en vías de desarrollo, e incluso desarrollados. El índice de embarazos no deseados asciende a un 50%, un número muy elevado. Y a pesar que hay nuevos métodos anticonceptivos en el mercado, seguimos teniendo una frecuencia muy alta de embarazo no deseado.

¿Cuáles son las principales causas que llevan a esta situación?

El desconocimiento, la desinformación, el sentir que “a mí no me va a pasar” y la falta de educación. Lo que refiere al tema de anticoncepción hay que trabajarlo desde diferentes áreas: desde los papás, la escuela, los profesionales de la salud y los medios de comunicación, con campañas publicitarias bien hechas. Y con políticas de los gobernantes que tengan como objetivo educar.

Sabemos que entregar gratuitamente los anticonceptivos es de gran ayuda, pero no es suficiente.

Porque el problema se ve en todos los niveles socioeconómicos (medio, bajo, alto). Es un tema que, pienso, tiene mucho que ver con la educación. Pero para eso hay que entrenar gente que sepa cómo transmitir el concepto. Tenemos los medios pero nos falta instrucción.

Considera que los padres y la escuela son un factor determinante para la educación sexual. ¿Desde qué lado pueden ayudar a la prevención?

Particularmente, creo que esto depende de muchos factores. Uno no puede delegarle la responsabilidad a la escuela únicamente como en algún momento se pensó. Esto de implementar la educación sexual en la escuela es un hermoso proyecto, pero la realidad es que tenés que tener gente entrenada para eso. Tal vez el proyecto sale, pero te falta la mano de obra. Entonces, todo lo que refiere a sexualidad creo que se va educando implícitamente desde la casa. Pero los padres, por ser padres, no necesariamente saben sobre medidas anticonceptivas o sobre sexualidad.

Entonces la responsabilidad es un poco de todos: los padres, la escuela, las políticas que se instalen desde el gobierno, y nosotros, los profesionales de la salud.

Todos podemos contribuir, no es un tema de unos o de otros.

Lo importante es la llegada, y la idea no es llegar cuando ya se produjo el embarazo no deseado. Está bien, uno tiene que tratar de que no se produzca de nuevo: En las chicas menores de 20 años que tuvieron un embarazo no deseado, la probabilidad de que pasen por otro se duplica. Y los hijos de madres adolescentes tienen más riesgo de morbi-mortalidad. Esas son estadísticas nuestras, del Ministerio de Salud.
Entonces, la idea es llegar a todos, pero el objetivo principal es que el adolescente no pase por una situación de este tipo, no deseada, y eso se logra educándolos desde que son pequeños.

¿Cuáles son las consultas más frecuentes entre las pacientes que acuden al consultorio?

Respecto a las dudas sobre anticoncepción, consultan tanto las chicas como las grandes. La realidad es que ha cambiado bastante. Antes, “anticoncepción” era sinónimo de adolescente. La realidad es que la mujer sigue siendo sexualmente activa hasta la menopausia, y requiere medidas de anticoncepción, con lo cual, las consultas son cada vez mayores.

Básicamente, lo que la mujer busca en el método anticonceptivo es seguridad. Seguridad de no quedar embarazada.

Y después vienen otras cuestiones: “no quiero engordar” “no quiero que me saque granitos” “no quiero que me salgan pelos” todos mitos que siguen estando. Por eso el rol del profesional de salud como educador es muy importante. Pasa que hay que tomarse el tiempo para explicarle, tanto a la que lo pregunta como a la que no. Porque la que no lo pregunta quizás tiene la duda pero no la expresa, o se lo contó una amiga, o empieza a tomar la pastilla sola y termina abandonando el tratamiento.

En la consulta por anticoncepción hay que educar e informar. ¿Qué es lo que te conviene de acuerdo a los métodos que se adapten a vos? Uno no induce, el médico lo que hace es ofrecerle al paciente los métodos que hay en plaza, cuáles son sus ventajas y desventajas, y tal vez de acuerdo a sus características podría sugerirle un método u otro.

Pero la que decide es la mujer, o si viene con la pareja, la decisión es conjunta. Obviamente en una sola consulta es imposible que una paciente salga recordando todo lo que uno le dice, por eso uno la cita nuevamente. Yo les digo que hagan una lista con todas las dudas que van surgiendo, así las evacuamos en la segunda entrevista.

De su experiencia con pacientes, ¿Cuáles son las estrategias más eficientes para reducir los riesgos?

De mi experiencia profesional, los métodos más eficaces son las píldoras anticonceptivas y el Dispositivo Intrauterino (DIU). El preservativo también es un método eficaz y para nosotros, una herramienta útil y vital, es decir, con cualquier método que uno elija, uno aconseja a la mujer (Sea adolescente o no) utilizar el preservativo para la prevención de las enfermedades de transmisión sexual.

O sea que un método no invalida el otro. Cuando el preservativo se usa como único método tal vez la eficacia sea un poquito menor. Pero nosotros insistimos que, sea el método que utilice, debe acompañarlo con preservativo. Después ella decidirá cuándo es momento de empezar a usar un único método.

¿Cuál es el grado de conocimiento sobre los riesgos de embarazo y ETS con el que llegan las mujeres a sus primeras experiencias sexuales?

Es muy amplio, muy variado. En realidad, el temor al embarazo siempre existe, por eso ahora muchas veces son las mamás las que traen a las hijas, ahora todo lo que se relaciona a enfermedades de transmisión sexual no se tiene tan en cuenta. Por eso vuelvo a hacer hincapié en el tema de educación, y no importa las veces que lo repitamos. No hay que pensar que “porque es grande no me voy a contagiar” “porque lo conozco de hace mucho tiempo no tiene ninguna enfermedad que me pueda transmitir”.

Eso es un error, porque la realidad es que uno debe cuidarse a uno mismo, y utilizar un preservativo como una forma de cuidado hacia sí mismo. Me parece que en la consulta prevalece más el miedo al embarazo –que es lo que las lleva a consultar- que el conocimiento sobre ETS.

Además, cuando se habla de ETS sólo se piensa en HIV, y la realidad es que hay muchas otras patologías que se transmiten sexualmente, que son importantes también. Por eso creo que se consulta más por el tema del embarazo que por las enfermedades.

Además del HIV, sobre el cual se hace foco, ¿cuáles son las ETS más frecuentes entre las pacientes?

Cuando hablamos de enfermedades de transmisión sexual, inmediatamente pensamos en el Virus de Inmunodeficiencia o HIV, pero la realidad es que hay otras enfermedades. La hepatitis B es una de las que se contrae por vías de transmisión sexual y tenemos que tener en cuenta, la sífilis, que uno piensa que es una enfermedad de otra época pero sigue existiendo. Si bien son menos frecuentes, no han desaparecido en nuestro medio.

Por eso siempre hay que pensar ¿Cómo prevenimos las ETS? La respuesta es: con el método de barrera.

Nosotros les decimos a las chicas “vos tenés que llevar el preservativo, no esperar que tu compañero lo tenga.” Así siempre estás bien preparada, más allá de cualquier otro método. La idea es doble anticoncepción: el método que vos elijas más el preservativo, siempre.

¿Cuáles son las fuentes de información y qué factores influyen en el grado de conocimiento de las pacientes?

Creo que el médico sigue siendo la persona sobre la que se deposita mayor confianza. Hoy en día tenemos acceso a la televisión, a Internet, muha gente busca información por su cuenta, pero la palabra del médico tiene un valor importante. El que acude a él generalmente trae la inquietud que ha visto en Internet, o lo que escuchó por ahí, o lo que le dijo una amiga.

¿Cree que Internet es un medio eficaz de información para los pacientes?

Yo creo que Internet es un medio de curiosidad, pero no creo que sea el lugar donde uno tenga que buscar la información, porque se puede encontrar con información buena o información mala. Entonces, como no todo el mundo tiene la capacidad de discernir esto, creo que ayuda pero no educa. Excepto en sitios reconocidos, claro, pero lo ciero es que no todas las pacientes pueden saber si lo que encuentran es correcto o no. Es una herramienta de ayuda, que sola, por sí misma no basta.

4 comments

  1. Maria 26 mayo, 2016 at 13:36 Responder

    Llevo año y medio inyectándome Femgyl y el mes de abril el ginecólogo me cambio a las pastillas Dixie 35. Siempre he sido puntual y tengo ahora dos semanas de retraso, he tenido muchas nauseas durante estas últimas semanas, me siento más cansada y hay ciertos olores que no tolero. Durante este mes he olvidado como tres días el tomarme las pastillas y he tenido varios días relaciones sexuales. Es posible que por este descontrol esté embarazada, me hice la prueba hace una semana y salió negativo el resultado.

  2. andrea 23 marzo, 2016 at 13:41 Responder

    Hola keriia saber asta cuando tengo le tomar las pastillas…siii termino las 21 pastillas otra ves tengo q empezar a tomar

Dejá un comentario

La fertilidad en Argentina

La fertilidad en Argentina

Actualmente más de un millón y medio de parejas padecen de problemas de fertilidad o esterilidad en Argentina. La mayor parte de dicha población no cuenta con ...