Sífilis

0
Sífilis

Es una enfermedad de transmisión sexual causada por la bacteria treponema pallidum.

¿Cómo se contagia la sífilis?

El contagio se produce a través del contacto de persona a persona con una úlcera sifilítica, que puede presentarse en tanto en los genitales como en los labios y la boca. La transmisión ocurre durante las relaciones sexuales vaginales, anales u orales. La infección también puede pasarse de las madres embarazadas a sus hijos.

¿Cómo se diagnostica la sífilis?

La sífilis puede ser diagnosticada mediante un análisis de sangre o por el examen de una muestra líquida de la úlcera en un microscopio de campo oscuro.

Presenta diferentes etapas. La infección inicial suele pasar inadvertida por no producir síntoma alguno. El primer signo visible es la aparición de una úlcera pequeña y redonda, en el lugar por donde entró la sífilis. Permanece allí entre tres y seis semanas y luego desaparece, incluso sin tratamiento. Si no se detecta a tiempo de que se trata de un síntoma de sífilis y se trata adecuadamente, la infección pasa a la segunda fase.

La etapa secundaria se caracteriza por la manifestación de erupciones en los genitales, que más adelante se extienden a otras partes del cuerpo. Al desaparecer espontáneamente dan la sensación, una vez más de que la infección se curó naturalmente, cuando en realidad sigue avanzando.

A continuación viene una fase de estado latente que puede prolongarse hasta por diez años, para luego pasar a la fase final, donde se producen las peores consecuencias: la enfermedad afecta los órganos internos y ocasiona dificultad para coordinar los movimientos, parálisis, ceguera, demencia y hasta la muerte.

Existen varios tratamientos efectivos contra la sífilis. En su etapa inicial, puede ser curada fácilmente con antibióticos: una inyección de penicilina aniquila a la bacteria, remedia las lesiones y no deja secuelas. Un diagnóstico temprano es fundamental para evitar que la enfermedad siga avanzando.

No hay comentarios

Dejá un comentario