La candidiasis: Flujo vaginal

0
La candidiasis: Flujo vaginal

Reconociendo las señales del flujo.  Aprendiendo a observar tu flujo podés reconocer si algo no anda bien en tu sistema reproductivo.

La Candidiasis: Reconociendo las señales del Flujo Vaginal

Tu ropa interior no debería oler de forma desagradable y el flujo debe ser blanco o amarillo. Debido a un proceso natural, el flujo cambia de color (se oscurece) cuando se expone al aire, por lo tanto debes ver y oler el estado de tu flujo cada día que cambias tu ropa interior.

El olor….

Un flujo vaginal normal no debe oler de forma desagradable ni tampoco debería ser de color verdoso o marrón o de cualquier otro color diferente del blanco o amarillo suave. ¡Si huele mal es un aviso de que debes consultar a tu ginecólogo!

Sientes una irritación….

Si sientes que tu vagina está irritada, probablemente algún microorganismo (agente pequeño que puede causar una infección en tu cuerpo) puede ser el responsable. Es importante que consultes a tu médico para que te indique la realización de un análisis del flujo para descubrir que agente está produciendo la irritación.

Una de las causas más frecuentes de irritación es la “ Cándida”

La cándida es una levadura (hongo) que causa una infección que se llama “candidiasis”. Este hongo se encuentra siempre presente en pequeñas cantidades en la boca, vagina, aparato digestivo y en la piel conviviendo “pacíficamente” con nuestro cuerpo.

Es decir, que si nuestras defensas funcionan bien, la cándida es amistosa con nuestro cuerpo y por lo tanto no nos produce infección.

Cuando nuestro sistema de defensas se ve debilitado, existe la posibilidad de que la Cándida crezca en nuestro cuerpo y produzca infección.

Existen diferentes causas que pueden producir candidiasis. Puede ser transmitida sexualmente o por cualquier motivo que disminuya tus defensas naturales.

Por ejemplo, cuando se toma un antibiótico por tiempo prolongado, las bacterias que viven en tu vagina y que son “flora normal de la misma” (Viven en tu vagina y la protegen) también pueden ser destruidas por el antibiótico y por lo tanto la Cándida que también habita en tu vagina puede producir infección.

¿Cómo me doy cuenta si puedo tener candidiasis?

La candidiasis produce una especie de flujo con mal olor, espeso, blanco-amarillento que puede estar acompañado de picazón, ardor e inflamación. También puede causar que caminar, orinar o tener relaciones sexuales resulte doloroso.

¿Cómo se trata la candidiasis?

Si creés que puedes tener alguna infección porque tu flujo no huele bien o tiene un color fuera de lo habitual  debes consultar a tu médico para que haga una inspección de tu vagina y realice un análisis de flujo.

El cultivo de flujo consiste en tomar una muy pequeña muestra y ponerlo en un medio que permita ver qué agentes crecen. Si hay alguno que esté causando tu infección crecerá y el ginecólogo podrá saber cuál es.

También, podrá hacer un estudio que se llama “Antibiograma” donde además de hacer crecer los agentes que habitan en tu flujo, pondrá otra pequeña muestra de tu flujo en un medio con diferentes medicamentos para ver en cual de ellos crecen los agentes y en cuales no. Esto le permitirá saber a tu ginecólogo qué medicamento es el más apropiado para tratar tu infección, en caso de que existiera.

Consejos prácticos para prevenir la candidiasis

• Debés evitar las duchas vaginales, ya que alteran el medio de tu vagina lo que puede aumentar el riesgo de infección por cándida.

• No utilizar jabones perfumados o con desodorantes. Estos jabones contienen productos químicos que favorecen la irritación de tu vagina.

• No utilicés ropa apretada en la zona genital ya que restringe la circulación de aire. Es conveniente utilizar ropa interior de algodón, que permite la entrada de aire y la salida de humedad.

• Tratá de reducir el consumo de azúcares, ya que es el alimento preferido por la cándida. 

• Se debe tomar leche o comer yogur que contenga bacteria acidófila. El acidófilo es una bacteria “amistosa” que ayuda a mantener el cuerpo en equilibrio.

No hay comentarios

Dejá un comentario