Incontinencia urinaria: Tratamientos no quirúrgicos

0
Incontinencia urinaria: Tratamientos no quirúrgicos

La cirugía no es la única solución para la Incontinencia Urinaria. Existen tratamientos mínimamente invasivos que pueden retrasar o inclusive evitar el paso por el quirófano. ¿Querés saber cuáles son? Enterate en esta nota.

 

La Incontinencia Urinaria es una situación que afecta a miles de mujeres. Se presenta a raíz de diversas causas y no siempre con el mismo grado de avance.

Cuando se trata de incontinencia leve, existen soluciones intermedias que pueden ayudar a evadir la necesidad de pasar por el quirófano.

Los métodos no quirúrgicos son principalmente ejercicios de fortalecimiento y reeducación (física y alimenticia), que sirven para detener el avance de los síntomas más tempranos.

Algunas de las causas reversibles de la incontinencia urinaria son:

• Infección del tracto urinario

• Irritación o infección vaginal

• Uso de algunos medicamentos

• Tránsito lento

• Movilidad limitada

Los métodos no invasivos de tratamiento son aquellos que no requieren cirugía y siempre deben ser la primera opción para tratar a los pacientes. No obstante, pueden usarse como complemento del tratamiento quirúrgico.

Éstos son algunos de los métodos mínimamente invasivos para tratar la Incontinencia Urinaria:

• Entrenamiento de la vejiga: requiere una agenda en donde el paciente registra:

– Las ingestas de líquido

– Las horas de micción de orina

– Momentos en que ocurren accidentes urinarios

Generalmente se indica que el paciente realice la llamada “micción por tiempo”, es decir, orinar cada dos horas incluso si no tiene urgencia. De este modo, evita los episodios de incontinencia, sobre todo en casos de incontinencia por estrés.

• Reeducación vesical: es considerada un recurso muy efectivo, que ha dado resultados positivos en 8 de cada 10 mujeres, y tiene como objetivo incrementar la cantidad de orina que el paciente puede retener en la vejiga. También requiere un control -agenda mediante- de los intervalos de micción u orina, para determinar el tiempo de intervalo, y la meta es aumentar ese tiempo de a 15 minutos por semana, para espaciar las ganas de orinar  entre 2 y 4 horas.

• Ejercicios pélvicos: Conocidos también como Ejercicios de kegel, se trata de una serie de ejercicios de los músculos pélvicos que les proporcionan mayor fuerza y capacidad de control de la orina. Estos ejercicios de además de fortalecer la musculatura de la zona pélvica, mejoran el funcionamiento de los esfínteres uretral y rectal. Se trata de una práctica casi imperceptible para los demás, con lo cual se pueden realizar en cualquier momento: viajando en colectivo, mirando la TV, o incluso en la fila del banco. Pueden ejecutarse con el cuerpo extendido, o sentado en una silla, según resulte más cómodo.

Los pasos a seguir para una práctica eficaz:

1. Relajar los músculos pélvicos y del estómago;

2. Acercar las paredes de la vagina mediante la contracción de los músculos, sin apretar el vientre ni los glúteos;

3. Sostener la contracción durante diez segundos;

4. Relajar los músculos durante diez segundos;

5. Volver a contraer

Para lograr un buen resultado, deberán realizarse 3 o 4 series de 10 repeticiones de éste mismo ejercicio todos los días.

 

• Control de líquidos: se trata de controlar la ingesta de líquidos del paciente. Te pueden indicar tanto que disminuyas como que incrementes la ingesta. En el caso de las bebidas como gaseosas, jugos de frutas ácidas o las infusiones como te y café, tal vez tengas que suprimirlos porque tienden a irritar la vejiga. Por el contrario, te van a indicar que aumentes el agua (de 6 a 8 vasos diarios) para producir una cantidad de orina menos concentrada e irritante.

• Tratamiento farmacológico: Existen diversos fármacos destinados a tratar la incontinencia por estrés. Su efecto es tensar el cuello de la vejiga, restableciendo la tonicidad muscular perdida. El efecto de estas drogas es regular y son recetadas según cada circunstancia en particular. Algunos de los fármacos que suelen prescribirse son:

– Darifenacina

– Imipramina

– Oxibutinina

– Flavoxato

– Pseudoefedrina

• Fisioterapia de la musculatura pélvica: Tratamiento especialmente útil en casos de incontinencia por esfuerzo. Mejora la contención uretral mediante una serie de ejercicios y aumenta su efectividad si se complementa con algún componente farmacológico.

• Biofeedback: Técnica que utiliza instrumentos para monitorear y amplificar los procesos que normalmente no son perceptibles para el individuo. Puede combinarse con la fisioterapia para incrementar los resultados positivos. De esta manera, ha demostrado una efectividad del 95%.

• Electro estimulación: también llamada estimulación funcional eléctrica, es una técnica con gran aceptación en  Europa y EE.UU. Se trata de la estimulación eléctrica de los músculos pélvicos y produce una contracción muscular repetitiva de duración limitada, que devuelve la tonicidad muscular sin esfuerzo del paciente. Es muy eficaz en casos de incontinencia por esfuerzo e incontinencia de urgencia. No presenta efectos secundarios ni dolores. Puede asociarse con biofeedback y tratamientos farmacológicos, mejorando notablemente los resultados.

Además ¿Qué puedo hacer?

• Crear el hábito de ir al baño cada tres horas por lo menos, para mantener la vejiga desocupada;

• Hacer baños de asiento de 10 minutos en agua caliente, y apenas un segundo en agua fría. También ayudarán a tonificar los músculos de la zona genito-urinaria.

• Evitar todo tipo de diuréticos, especialmente durante la noche.

En suma, la Incontinencia urinaria es, afortunadamente, una problemática totalmente reversible, con alternativas al alcance de la mano.

El primer paso hacia la solución no es más que el reconocimiento del problema. Pensá que son muchas las mujeres que, como vos, se enfrentan a esta situación. Aunque te de vergüenza o temor, al compartirlo con tu médico de cabecera ya tenés un 50% de la cuestión resuelto. Animate, todavía hay mucho por hacer.

No hay comentarios

Dejá un comentario

Síntomas de la menopausia

Síntomas de la menopausia

Aunque muchas mujeres experimentan únicamente el cese de la menstruación, la mayoría tienen diversos síntomas provocados por el descenso de hormonas sexuales (Estrógenos).   Los cambios ...