¿Sobre cuál de estos temas de tu cuerpo querés consultar?

Ciclos Irregulares

¿Cómo sería un ciclo irregular?

Los ciclos menstruales no deben durar todos lo mismo. Se considera normal un ciclo que dura entre 25 y 32 días.
Se llama ciclo al período que va desde el primer día de menstruación hasta el día anterior a la menstruación siguiente.
Si tus ciclos son más cortos que 25 días o más largos que 32, consulta al ginecólogo.

¿Cómo regularizar el ciclo menstrual?

Concurre al ginecólogo para que te evalue, probablemente te realice una evaluación hormonal y una ecografía. En algunos casos tal vez te indique pastillas anticonceptivas para regularizarte.
Importante: Debes recurrir a un ginecólogo para que te recete las pastillas anticonceptivas. Sólo el profesional sabrá cual es la mejor formulación para tí. No te automediques.

Menstruación de muchos días

Un sangrado de más de 7 días no es una menstruación normal.
Concurre inmediatamente al médico.

Me indispuse a mitad de ciclo, ¿qué significa?

Si has menstruado luego de pocos días o pocas semanas, habrá que certificar que sea una menstruacion y no un sangrado durante el embarazo.
Puedes realizar un test de embarazo para averiguarlo y luego consultar al médico.
Si no estás embarazada, un sangrado irregular puede deberse a varias causas. Por un lado algunos quistes son producidos por alteraciones hormonales del ciclo, y esas alteraciones tambien modificar el ritmo menstrual. Otras veces un quiste puede inducir alteraciones del ritmo menstrual.
Visita al ginecólogo para que evalúe tu situación y haga un correcto diagnóstico.

Si no tengo relaciones ¿Puedo estar más de un mes sin menstruar?

Si tus menstruaciones anteriores fueron en fecha y de las características habituales para vos, es posible que no esteés embarazada sino que se trate de otra cosa.
Visita al ginecólogo para que evalúe tu situación y haga un correcto diagnóstico.

Sangrado Vaginal

Durante las relaciones sexuales

El sangrado provocado durante las relaciones sexuales es un síntoma muy importante y debe consultarse al ginecólogo de inmediato.
Seguramente el médico te solicitará un Papanicolaou y una colposcopía o hibridización para verificar la salud del cuello uterino.

Sangrado intermenstrual (a mitad de ciclo)

Si estás teniendo un sangrado antes de tu fecha de período; tendrás que certificar que sea una menstruacion y no un sangrado durante el embarazo, efectuando un test de embarazo.
Si no estás embarazada, un sangrado irregular puede deberse a varias causas. Por un lado algunos quistes son producidos por alteraciones hormonales del ciclo, y esas alteraciones tambien modificar el ritmo menstrual. Otras veces un quiste puede inducir alteraciones del ritmo menstrual.
Tu ginecologo puede proponerte un tratamiento con anticonceptivos.
Ademas te pedira los estudios hormonales necesarios para saber si el quiste es de origen hormonal, antes de iniciar el tratamiento.

Sangrado de muchos días

Un sangrado de más de 7 días no es una menstruación normal.
Concurre inmediatamente al médico.

He dejado de tomar las pastillas

Al abandonar las pastillas anticonceptivas la menstruación vuelve a ser dirigida por tu propio sistema hormonal.
Si eras irregular, es muy posible que vuelvas a serlo.
Los cambios en el ritmo y modo menstrual se deben a la suspensión del método.
Recuerda que un sangrado escaso y fuera dela fecha esperada, puede no ser menstruación sino un sangrado de otro origen.
Si no has tenido cuidado anticonceptivo, deberías realizar un test de embarazo.

¿Qué es spotting?

Durante el uso de pastillas anticonceptivas puede aparecer ocasionalmente un sangrado inter-menstrual llamado spotting o manchado. El sangrado es escaso pero puede durar varios días
Es más frecuente cuando se inicia el método
Es importante recordar que este spotting no afecta la efectividad del método y que no se requiere interrumpir el tratamiento.
Si persiste durante más de tres meses consecutivos es probable que el ginecólogo evalúe cambiar la formulación de las pastillas anticonceptivas.

Flujo Vaginal

¿Son normales?

Las secreciones vaginales normales varían en aspecto y cantidad según avanza el ciclo femenino.
Luego de la menstruación son escasas, viscosas y de color blanco, cerca de la ovulación son más abundantes y transparentes como clara de huevo cruda.
Antes de menstruar vuelven a ser escasas y espesas.
Nunca deben tener mal olor ni producir molestias.
Si tu secreciones tienen mal olor o calor amarillo, verdoso o amarronado, consulta al ginecólogo para saber si tienes una infección vaginal.

Flujo blanco

La lubricacion vaginal normal es acuosa y transparente. Si tu secreción es blanca, podrías tener una vaginitis que merece una consulta con el ginecólogo.

Flujo verdoso

El flujo verde sugiere una infeccion vaginal, frecuentemente por un parasito llamado Trichomona. Consulta a tu ginecólogo sin demora.

¿El flujo es ausencia de embarazo?

No. El flujo no es la ausencia del embarazo y por otro lado pueden haber embarazos en los cuales la paciente presenta flujo.
Lo ideal del flujo es saber si es fisiológico o patológico (bueno o malo) y el más indicado para aclararlo es tu ginecólogo.

¿Qué es la Clamydia?

La Clamydia es una bacteria altamente contagiosa que se transmite a través de las relaciones sexuales genitales, anales y orales.
Entre el 70 y el 80 % de las mujeres infectadas no tienen síntomas aunque padecen y trasmiten la enfermedad. En aquellas que sí presentan síntomas puede haber flujo, ardor durante las relaciones sexuales o al orinar, dolor en el bajo vientre, o un cuadro severo llamado enfermedad pélvica inflamatoria con fiebre, dolor abdominal y requiere tratamiento médico inmediato.
Esta infección se previene con la utilización de un preservativo en cada relación sexual, incluso en el sexo oral y anal.
Es importante recordar que esta y todas las infecciones sexuales pueden prevenirse con una vida sexual segura que incluya el uso del preservativo.
Siempre es prudente consultar al ginecólogo cuando se presenta ardor al orinar, al tener relaciones sexuales o flujo de características anormales.

Dolor

Dolor de mamas ¿Son normales?

El dolor en las mamas que aparece antes de la menstruación se llama tensión mamaria o displasia cíclica y suele deberse a la influencia hormonal sobre el tejido mamario.
Esto es muy frecuente y puede aliviarse de diversas maneras que el ginecólogo te explicará.
Debes consultar con tu médico para realizarte un examen mamario anualmentente y ante cualquier cambio o molestia en tus mamas. Podés además consultarlo sobre cómo hacer en tu casa el autoexámen mamario, de modo de estar atento ante pequeños cambios.

Dolor de ovarios muy intenso. ¿A qué se debe?

El dolor menstrual intenso, progresivo e invalidante puede asociarse con endometriosis.
Visita a tu ginecólogo, que seguramente te solicitará los estudios necesarios para arribar al diagnostico.
Endometriosis: Se trata de un crecimiento irregular del tejido endometrial, que se expande por fuera del útero, en la vejiga o el intestino. Se detecta principalmente por el dolor intolerable durante el ciclo menstrual de la mujer; la hipermenorrea, infertilidad, diarrea o estreñimiento también son síntomas de endometriosis.
Endometrio: es la membrana que recubre la cavidad uterina. Cuando esa membrana crece en lugares afuera del útero, se produce la Endometriosis.

Siento dolor al tener relaciones sexuales

Una de las primeras cosas por hacer es concurrir prontamente al ginecólogo para que determine si existe una causa orgánica que determine el dolor durante las relaciones sexuales.
Una infección vaginal o una falta de lubricación por déficit hormonal se solucionarán así rápidamente y de forma sencilla.

El dolor coital o dispareunia también es un síntoma común a muchas otras causas, como por ejemplo:

  • Temor a quedar embarazada
  • Stress o tensión emocional
  • Falta de excitación al comenzar la penetración
  • Falta de confianza o miedo
  • Quiste de ovario
  • Endometriosis
  • Cistitis o infecciones urinarias
  • Varón sin suficiente conocimiento de la sexualidad femenina
  • Problemas intestinales
  • Antecedentes de abuso o violación
  • Violencia

¿Qué se puede hacer?
Lo más importante es comprender que el dolor durante las relaciones sexuales es una dificultad que tiene mucha importancia y que merece una solución. Es necesario buscar ayuda profesional.

Verrugas Genitales

verrugas de mamas ¿Son normales?

Las verrugas genitales son causadas frecuentemente por un virus llamado HPV o Human Papiloma Virus, ( Virus del Papiloma Humano, VPH, en castellano) . Este virus algunas veces es llamado “el virus de las verrugas”.
En la mujer este virus puede producir verrugas en la vulva, la vagina, el ano y el periné (la piel que rodea toda la zona genital y el ano) y lesiones planas en el cuello del útero que se ven como manchas blancas durante una colposcopía. En el varón puede dar verrugas en el pene, el escroto, el ano o el periné.
Otros tipos crean verrugas imperceptibles al ojo humano (sin un lente), o células anormales que, a futuro, pueden desembocar en un cancer. El virus del papiloma humano queda en el organismo de quien lo padece luego del tratamiento.
El HPV debe controlarse periódicamente, debe visitar a su ginecólogo con la frecuencia que él le indique para realizar una colposcopia y PAP los estudios que considere necesarios.
Además, es recomendable que su médico realice la técnica de hibridación, es decir,tratar de conocer qué tipo de variedad de HPV se tiene, ya que existen muchas variedades y sólo algunas de ellas son las más asociadas con el cáncer del cuello uterino.
Con respecto a la cura del HPV, a pesar del tratamiento, el virus puede permanecer latente en las células, en algunos casos la verrugas genitales pueden volverse a manifestar meses o aún años después de haber recibido el tratamiento. En otros casos, las verrugas genitales pueden no reaparecer.
Lo más apropiado es consultar a su ginecólogo y utilizar el preservativo para evitar el contagio de las enfermedades de transmisión sexual.

¿Son contagiosas? ¿El preservativo previene la infección por HPV?

Las verrugas genitales producidas por el virus del HPV suelen contagiarse por relaciones sexuales.
Sin embargo, es prudente que cada uno use su propio jabón y su propia toalla para la higiene íntima.
Lamentablemente el preservativo no aporta una protección eficiente contra el HPV. Esto se debe a que la infección en la mujer abarca desde cuello del útero hasta la vulva, el ano e incluso a veces los muslos, y en el varón el pene, ano y el escroto. De más está decir que el preservativo no cubre todas estas zonas. La única manera de prevenir la infección es mantener el menor número de parejas sexuales posible o la abstinencia.

¿Cuál es la importancia de las lesiones producidas por el HPV?

Las verrugas genitales que el virus puede producir suelen crecer y producir síntomas molestos como ardor o dolor e irritación de los genitales.
Es por ello que lo más probable es que el ginecólogo proponga tratarlas sin demora con métodos locales como las topicaciones o la criocirugía.
Es por ello que actualmente se mantiene un control médico cada 6 meses y se indican cambios en el estilo de vida para facilitar la curación de las lesiones a través de una buena respuesta inmunológica del organismo. Un pequeño porcentaje de mujeres puede evolucionar a lesiones de alto grado o incluso producir un cáncer de cuello uterino.

¿Cuál es la importancia de las lesiones producidas por el HPV?

El tratamiento de las lesiones por HPV además del tratamiento específico (topicaciones, criocirugía, etc) consiste en una serie de medidas que hacen a la salud integral de la mujer:

  • Descansar lo suficiente (dormir ocho horas todas las noches),
  • Hacer actividad física (esto fortalece la inmunidad)
  • Alimentarse adecuadamente (el aporte de vitaminas, minerales y otros nutrientes también mejoran la respuesta inmunológica)
  • Mantener un peso saludable (tanto la obesidad como el bajo peso diminuyen nuestras defensas)
  • Diagnosticar y recibir tratamiento de cualquier otra enfermedad como diabetes, hipotiroidismo, anemia, etc.

Pero lo más importante es no fumar, no abusar de sustancias y mantener una vida sexual saludable. Con todas estas recomendaciones el 90 % de las mujeres se cura de la infección por HPV y de las lesiones que el virus hubiera podido provocar. De lo contrario el médico sugerirá extraer las lesiones del cuello uterino mediante tratamientos locales como el LEEP (se extrae la lesión con anestesia local en el consultorio con una especie de “pelapapas” eléctrico) o la criocirugía (se congela el tejido para que luego se desprenda como una cáscara seca).