El colesterol luego de la menopausia

0
El colesterol luego de la menopausia

El colesterol es una sustancia producida por el hígado y que se encuentra en todas las células del organismo. También lo provee la dieta a través de productos animales, tales como la carne, productos avícolas, pescado y lácteos.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia producida por el hígado y que se encuentra en todas las células del organismo. También lo provee la dieta a través de productos animales, tales como la carne, productos avícolas, pescado y lácteos. El organismo utiliza el colesterol para formar membranas celulares y algunas hormonas.

El colesterol y otras grasas no pueden disolverse en la sangre. Son transportadas en el organismo por medio de partículas especiales llamadas lipoproteínas. Las lipoproteínas de baja densidad (LDL) son las principales transportadoras en la sangre, y el colesterol LDL es comúnmente conocido como colesterol “malo”.

Demasiado colesterol LDL en la sangre puede acumularse lentamente en las paredes arteriales que alimentan el corazón y el cerebro.

Puede formar placa en las arterias y llevar a una aterosclerosis, que es el endurecimiento y estrechamiento de las arterias. La formación del coágulo (o trombo) puede bloquear el flujo sanguíneo que llega al corazón y producir un infarto de miocardio (ataque cardíaco). Los coágulos sanguíneos también pueden bloquear el flujo sanguíneo a alguna zona del cerebro, provocando un accidente cerebro-vascular.

Las lipoproteínas de alta densidad (HDL) transportan el colesterol del tejido del organismo hacia el hígado, donde puede descomponerse y excretarse. El colesterol HDL es comúnmente conocido como colesterol “bueno” debido a que se asocian los altos niveles de HDL-C con un menor riesgo de enfermedad cardíaca.

Colesterol y enfermedad cardíaca

La Enfermedad Cardiovascular, incluyendo la Enfermedad Coronaria y el Accidente Cerebro-vascular, es responsable de aproximadamente de un 30% de todas las muertes que se producen en un año en todo el mundo (aproximadamente 15 millones) y de un 50% de todas las muertes en países desarrollados, transformándola en la causa principal de muerte en los países desarrollados. La enfermedad cardiovascular está emergiendo como un notable problema de salud pública en los países en desarrollo.

Los niveles de colesterol elevado están asociados con el desarrollo de aterosclerosis y enfermedad cardiovascular. Estudios clínicos y epidemiológicos han demostrado que tanto los niveles de plasma elevados del colesterol total como del colesterol LDL constituyen uno de los principales factores de riesgo de la enfermedad coronaria. Las pruebas del Estudio de Framingham mostraron que los niveles reducidos de colesterol se asociaban con menor riesgo de enfermedad coronaria. Los estudios subsiguientes de intervención sobre lípidos demostraron que al disminuir el colesterol, se reduce también el riesgo de enfermedad coronaria.

¿Quiénes tienen riesgo de padecer enfermedad coronaria?

Además de los que tienen elevados niveles de colesterol, las personas con cualquiera de los siguientes factores de riesgo tienen un riesgo total mayor de desarrollar enfermedad coronaria:

• Hipertensión (presión arterial elevada)

Falta de actividad física

Sobrepeso u obesidad

• Diabetes

• Colesterol HDL bajo

• Historia familiar de enfermedad cardiovascular

• Dieta con altos niveles de grasas saturadas y colesterol en la dieta.

• Edad: los adultos mayores tienen mayor riesgo que los adultos más jóvenes

• Sexo: los varones tienden a tener un riesgo más alto que las mujeres.

• Tabaquismo

¿Existen diferencias entre los sexos?

La enfermedad cardíaca es una enfermedad que en las mujeres se presenta más tardíamente que en los hombres, de hecho su ocurrencia se observa entre 10 y 15 años después que lo que se observa en hombres.

Se sabe que los estrógenos serían un factor protector para padecer enfermedad cardíaca en las mujeres. Es por ello que la menopausia precoz o la edad de 65 o más años son factores de riesgo de padecer un evento cardíaco en las mujeres.

La mayoría de los datos de las investigaciones clínicas apoya el dato que el colesterol plasmático total es un factor de riesgo de padecer enfermedad coronaria en las mujeres. Este riesgo puede ser mayor cuando se toma en cuenta también el HDL Colesterol y este se halla reducido.

El incremento de los triglicéridos y la presencia de un HDL Colesterol bajo puede significar un factor de riesgo muy importante en las mujeres. El incremento en el riesgo de enfermedad cardíaca con los triglicéridos elevados, es mucho más marcado en mujeres que en hombres, y un incremento del 1 mg/dL en el HDL Colesterol, disminuye en un 3% el riesgo de padecer cardiopatía coronaria en las mujeres.

Los estudio epidemiológicos han demostrado que el riesgo de padecer enfermedad coronaria en mujeres no diabéticas, y sin patología cardíaca puede reducirse en un 38% si los triglicéridos están por debajo de los 200 mg/dL y no fuman.

¿Cómo se trata el colesterol elevado?

La mayoría de los lineamientos en los tratamientos para combatir la enfermedad cardíaca y el colesterol elevado alientan el cambio de estilo de vida como estrategia “de preferencia” para el tratamiento de los niveles altos de colesterol en sangre -incluyendo un tratamiento con dieta y ejercicios. El tratamiento con medicamentos reductores del colesterol se indica cuando la respuesta de una persona a una dieta restringida no ha bajado adecuadamente el colesterol elevado.

Existen cuatro clases de drogas para tratar el colesterol elevado: las estatinas, los secuestradores de ácidos biliares, los fibratos y el ácido nicotínico.

El consecuente aumento en la cantidad de receptores LDL hepáticos intensifica la eliminación del colesterol sérico del organismo.

A pesar de la conocida relación entre el colesterol y la enfermedad cardiovascular y de la impresionante cantidad de pruebas sobre los beneficios del tratamiento para reducir el colesterol, existen una brecha significativa entre lo que está aconsejado y práctica clínica. El subdiagnóstico y el déficit de tratamiento son muy comunes, inclusive entre pacientes con enfermedad coronaria ya establecida.

www.colesterolbajo.com

No hay comentarios

Dejá un comentario