Alteraciones menstruales y exceso de peso

0
Alteraciones menstruales y exceso de peso

Los especialistas informan que las mujeres jóvenes con sobrepeso que además tienen alteraciones menstruales que resultan ser muy espaciadas pueden padecer de resistencia a la insulina y síndrome metabólico.

¿Cuáles son las alteraciones menstruales que pueden acompañar este trastorno?

La resistencia a la insulina suele asociarse a menstruaciones que se presentan con atrasos de 10 o más días, es decir, que la menstruación ocurre habitualmente cada 40 o más días. A esta situación se la denomina oligomenorrea. En ocasiones los atrasos son tan prolongados que la mujer no menstrúa durante 2 o más meses. A esto se llama amenorrea.

¿Cuál es el origen de las alteraciones menstruales?

Existen diversas enfermedades asociadas a la resistencia a la insulina.

Algunas de ellas son:

• Síndrome de ovario poliquístico.

• Tratamientos prolongados con corticoides.

• Obesidad.

• Estrés.

• Bulimia.

Una vez establecida la resistencia a la insulina suelen presentarse las irregularidades menstruales ya descriptas, la obesidad (empeora si ya existía o se establece) y suele aparecer exceso de vello en zonas no habituales como el mentón, la barbilla, las mamas, el tórax, la espalda, etc.

Obesidad: ¿Antes o después de las alteraciones menstruales?

La obesidad puede ser un factor desencadenante de la resistencia a la insulina pero también puede ser su consecuencia. Es decir que una persona con peso normal o algún grado de sobrepeso, que padece de resistencia la insulina puede volverse rápidamente un obeso.

Esto se debe a que la insulina promueve el depósito de grasa en los tejidos, especialmente en el abdomen y la espalda. A esto se denomina obesidad central y se asocia a riesgo de padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. La adiposidad limitada a las piernas o los glúteos se considera menos riesgosa que la limitada al abdomen.

¿Qué es la resistencia a la insulina?

La insulina es la hormona encargada de regular el nivel de azúcar en la sangre. Secretada por el páncreas, llega a todas las células del organismo posibilitando que la glucosa ingrese a las mismas como fuente de energía.

Cuando por alguna razón se necesita una mayor cantidad de insulina a la normal para que el azúcar penetre a las células se dice que se ha desarrollado una resistencia a la insulina. El páncreas proveerá una mayor cantidad de esta hormona, pero puede agotarse y desencadenar una diabetes del adulto, también llamada diabetes tipo 2.

¿Qué es el Síndrome Metabólico?

Se llama así a un conjunto de alteraciones metabólicas que determinan un incremento en el riesgo de padecer diabetes del adulto y enfermedades cardiovasculares. Se denomina metabolismo al conjunto de funciones químicas que efectúa el organismo para mantener la vida y abarca desde la utilización de la energía aportada por los alimentos y el oxígeno hasta el desecho de toxinas.

Las hormonas son fundamentales para mantener un metabolismo celular normal.

Una alteración hormonal puede causar profundas consecuencias. Existen muchos tipos de hormonas diferentes en nuestro organismo. La insulina, hormona encargada de regular el nivel de azúcar en la sangre o glucemia sería la responsable de los riesgos asociados al síndrome metabólico.

¿Cómo se diagnostican las alteraciones menstruales?

Como todo diagnóstico lo importante es comenzar por sospechar el cuadro para luego corroborarlo. Una mujer que presenta ciclos largos, es decir que menstrúa cada 40 o más días, tiene exceso de vello y exceso de grasa en el abdomen necesita una revisión médica. Es muy frecuente que el diagnóstico lo haga el ginecólogo solicitando un dosaje de glucosa e insulina en sangre.

Este simple análisis ya puede hacer un diagnóstico. La oportuna interconsulta con el médico clínico determinará si se ha establecido un síndrome metabólico.

¿Las alteraciones menstruales tienen tratamiento?

El tratamiento de la resistencia a la insulina es muy importante ya que puede prevenir la aparición del síndrome metabólico y las complicaciones cardiovasculares.

 Consta de varias estrategias conjuntas:

• Bajar de peso hasta un peso saludable (no sólo un poco).

• Hacer ejercicio físico regularmente (cambio del estilo de vida).

• Corregir factores de riesgo u otras enfermedades asociadas.

• Si hay poliquistosis ovárica con o sin exceso de vello utilizar anticonceptivos orales con Drospirenona. Este tipo de anticonceptivos cumple una múltiple función: protege los ovarios y la fertilidad futura; regulariza la menstruación; trata el exceso de vello y hormonas masculinas (Andrógenos) que se asocia a este cuadro

• Eventualmente se indicará un fármaco llamado Metformina para mejorar la actividad de la insulina.

Es importante recordar que la resistencia a la insulina es un cuadro frecuente incluso durante la adolescencia.

Su diagnostico precoz evita serios riesgos para la salud la anticoncepción hormonal y mantener un peso normal con dieta y ejercicio suelen ser el tratamiento de elección.

No hay comentarios

Dejá un comentario

Embarazo y tabaco

Embarazo y tabaco

El cese del hábito de fumar tabaco es una de las conductas preventivas más difundidas entre las mujeres embarazadas; sin embargo los datos de diversos ...